Enfoque de Investigación: Un Resumen Semanal de Nuevas Investigaciones de la Comunidad de NIDILRR

Los Hombres Jóvenes con Lesión de la Médula Espinal Pueden Beneficiarse de la Detección de Testosterona

Alrededor de 12,000 estadounidenses desarrollan una lesión de la médula espinal (LME) cada año, según el Centro Nacional de Estadísticas de Lesión de la Médula Espinal. Una LME es daño en cualquier lugar a lo largo de la médula espinal después de un accidente u otro trauma. Las personas con LME pueden perder el movimiento o sentido en sus brazos y piernas (tetraplejía) o solo en sus piernas (paraplejía), dependiendo de qué parte de la médula espinal esté lesionada. La LME es mucho más común en los hombres que en las mujeres, y es más común en los hombres  con menos de 50 años de edad.

Las personas con LME pueden desarrollar cambios corporales que pueden ponerlos en un mayor riesgo de problemas de salud a medida que envejecen. Un cambio corporal que puede afectar a los hombres con LME es una disminución en sus niveles de testosterona. La testosterona es la hormona sexual masculina, y también es compatible con la salud ósea, muscular, y cardiovascular. Los hombres con niveles bajos de testosterona pueden experimentar problemas sexuales, así como cambios metabólicos que pueden ponerlos en un mayor riesgo de obesidad, diabetes de tipo II, o enfermedad cardíaca. Aunque la testosterona se produce en los testículos de un hombre, los niveles están regulados por otra hormona llamada hormona luteinizante (LH, por sus siglas en inglés) producida por la glándula pituitaria. En un reciente estudio financiado por NIDILRR, los investigadores compararon los niveles de testosterona entre un grupo de hombres jóvenes con LME y un grupo de hombres sin LME de la misma edad. Los investigadores querían averiguar si una proporción más alta de los hombres con LME tenían baja testosterona en comparación con los hombres sin LME, y qué factores estaban más asociados con tener baja testosterona entre los hombres con LME. También evaluaron los niveles de LH en los hombres con LME para determinar si niveles bajos de LH estaban relacionados con los niveles bajos de testosterona en los hombres con LME.

Los investigadores en el Centro de Investigación de Rehabilitación y Capacitación sobre las Condiciones Secundarias en LME (en inglés) analizaron los datos de 58 hombres con LME que estaban matriculados en un estudio más grande. Los hombres tenían entre 23 y 45 años de edad, y todos tenían su LME durante al menos un año. Estos hombres no tenían otros problemas de salud importantes que pudieran afectar sus niveles de testosterona. Los investigadores analizaron los datos de los análisis de sangre que midieron sus niveles totales de testosterona, y clasificaron a los hombres como teniendo niveles bajos de testosterona (menos de 300 nanogramos por decilitro) o niveles normales de testosterona (más de 300 nanogramos por decilitro). Compararon el porcentaje de hombres con LME que tenían baja testosterona con el porcentaje de hombres entre 20 y 49 años de edad que tenían baja testosterona en una encuesta nacional de la población general, la Tercera Encuesta Nacional del Examen de la Salud y Nutrición (NHANES III, por sus siglas en inglés). Para observar los factores que podrían estar relacionados con la baja testosterona entre los hombres con LME, los investigadores analizaron su edad; si tenían tetraplejía o paraplejía; su altura, peso, y porcentaje de grasa corporal; y los niveles de sus otras hormonas en los análisis de sangre, incluyendo sus niveles de LH.

Los investigadores encontraron que aproximadamente el 25% de los hombres con LME tenían baja testosterona, en comparación con solo el 7% de los hombres sin LME. Cuando los investigadores observaron más detenidamente a los hombres con LME, descubrieron que los hombres con baja testosterona eran aproximadamente 6 años mayores que los hombres con testosterona normal. La baja testosterona era casi dos veces más común entre los hombres con tetraplejía (39%) que en los hombres con paraplejía (20%). Los hombres con baja testosterona tendían tener un mayor porcentaje de grasa corporal que los hombres con testosterona normal (36% frente a 30%), aunque su peso e índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés) eran similares. Los hombres con baja testosterona tenían niveles más bajos de LH en promedio que los hombres con testosterona normal.

Los autores notaron que la baja testosterona puede ser un problema más común en los hombres con LME que lo que se pensaba anteriormente. Aunque los niveles de testosterona en los hombres generalmente disminuyen con la edad, incluso los hombres jóvenes con LME pueden tener bajos niveles de testosterona, lo que podría afectar su vida sexual y también ponerlos en un mayor riesgo de problemas de salud a medida que envejecen. La disminución de la testosterona puede explicarse, al menos parcialmente, por las disminuciones en la producción de LH después de LME. Los autores recomienden la detección de testosterona para los hombres con LME, incluso si no tienen síntomas de baja testosterona. La detección puede ser especialmente importante para los hombres con tetraplejía o aquellos que tienen más grasa corporal. La terapia de reemplazo de testosterona puede mejorar la salud y calidad de vida de los hombres con LME que tienen baja testosterona.

Para Obtener Más Información

El Centro Regional del Noroeste del Sistema sobre LME organiza foros de discusión con personas con LME y profesionales de atención de salud y rehabilitación que cubren una amplia gama de temas. Los temas específicos incluyen:

MedlinePlus, mantenido por la Biblioteca Nacional de Medicina, es una fuente confiable de información de salud, desde explicaciones generales de condiciones y tratamientos hasta los vídeos y guías para una amplia gama de temas de salud. La sección sobre la Salud de los Hombres incluye información sobre la testosterona, detección de baja testosterona, y mucho más https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000722.htm.

Para Obtener Más Información Sobre Este Estudio

Sullivan, S.D., Nash, M.S., Tefera, E., Tinsely, E., Blackman, M.R., Groah, S. (2017). La prevalencia y etiología del hipogonadismo en hombres jóvenes con una lesión crónica de la médula espinal: Un análisis transversal basado en dos centros de rehabilitación universitarios (en inglés). Medicina Física y Rehabilitación (2017), 751-760. Este artículo está disponible en la colección de NARIC bajo el Número de Acceso J77456 y sólo está disponible en inglés.

Fecha de publicación:
2018-01-10