Los Médicos y Consejeros de Rehabilitación Comparten Su Experiencia de Trabajar con Personas con COVID-19 Persistente y los Desafíos que Estas Personas Pueden Enfrentar al Regresar al Trabajo

Un estudio financiado por el Instituto Nacional De Investigación sobre la Discapacidad, Vida Independiente, y Rehabilitación (NIDILRR, por sus siglas en inglés).

Desde los principios de 2020, la pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto sin precedentes en todo el mundo. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en enero de 2022 se habían diagnosticado más de 67 millones de casos de COVID-19 en los EEUU. La mayoría de las personas diagnosticadas con COVID-19 se recuperan, pero una parte significativa de las que se han recuperado de COVID-19 pueden experimentar síntomas persistentes (llamados “personas con COVID-19 persistente”) durante semanas o meses después de haber eliminado el virus. Algunos de estos síntomas físicos persistentes incluyen fatiga continua, disminución de la función pulmonar, debilidad muscular, dolor, deterioro del sistema nervioso central, y lesiones en el tejido del músculo cardíaco. También pueden incluir síntomas cognitivos como confusión, problemas de memoria, dificultades para concentrarse, y cambios de humor. Estos síntomas físicos y cognitivos pueden generar dificultades con completar las tareas domésticas y de atención personal, dificultad para hablar o escribir, sentimientos de desesperanza y depresión, y la necesidad de descansos prolongados y/o sueño.

Las personas con COVID-19 persistente pueden requerir servicios de rehabilitación integrales, ya que estos síntomas persistentes pueden impactar su capacidad de participar plenamente en las actividades comunitarias, completar actividades cotidianas en el hogar, y regresar a las tareas laborales. Algunos de los desafíos que pueden enfrentar al regresar al trabajo pueden incluir la necesidad de horarios de trabajo reducidos, conexiones pérdidas con los colegas debido a las pautas de distanciamiento y el trabajo remoto, y el miedo de perder su trabajo debido a una ausencia prolongada del trabajo. Debido a que el COVID-19 es relativamente nuevo, hay investigaciones limitadas disponibles sobre las opciones de tratamiento efectivas para manejar estas discapacidades a largo plazo relacionadas con COVID-19. También hay poca información sobre el proceso de recuperación a largo plazo de COVID-19 y las necesidades específicas de adaptaciones laborales para las personas con COVID-19 persistente.

Un estudio reciente financiado por NIDILRR buscó abordar estas brechas de información. Específicamente, los investigadores buscaron identificar los desafíos que enfrentan las personas al regresar al trabajo mientras continúan recuperándose de COVID-19. También tenían como objetivo describir las experiencias vividas de los profesionales de rehabilitación que trabajan con las personas con COVID-19 persistente que regresan al trabajo. Por último, intentaron describir las adaptaciones laborales que resultaron ser más útiles para las personas con COVID-19 persistente que regresan al trabajo.

Los investigadores del Centro de Investigación de Rehabilitación y Capacitación (RRTC, por sus siglas en inglés) sobre el Empleo de Personas con Discapacidades Físicas (en inglés) reclutaron a ocho profesionales en rehabilitación para un grupo focal en diciembre de 2020 y enero de 2021. Cuatro eran consejeros de rehabilitación certificados y cuatro eran médicos de rehabilitación certificados por la junta. Todos los profesionales en rehabilitación tenían experiencia en la atención de personas que se recuperaban de COVID-19. Los participantes se dividieron en 2 grupos focales que duraron alrededor de 90 minutos cada uno. Los médicos discutieron experiencias en el tratamiento de sus pacientes y los consejeros discutieron experiencias brindando servicios de consejería a sus clientes. En las sesiones, los participantes se presentaron, describieron su entorno de trabajo, informaron la cantidad de pacientes con COVID-19 con los que habían trabajado, y describieron una experiencia ayudando a un cliente o paciente con COVID-19 a regresar al trabajo. A continuación, hablaron sobre los desafíos y obstáculos que sus clientes o pacientes habían enfrentado al planificar su regreso al trabajo; formas en que colaboraron con empresarios, otros consejeros, y médicos para apoyar el regreso al trabajo de sus clientes o pacientes; y las adaptaciones laborales que recomendaron. Los participantes también discutieron los apoyos que brindaron, las consideraciones para ayudar a las personas recuperando de COVID-19, los desafíos que enfrentaron al ayudar a sus clientes o pacientes, y que recursos y políticas podrían ser fundamentales para brindar esa asistencia. Finalmente, discutieron las formas en que les gustaría poder ayudar a sus clientes o pacientes, pero no pudieron hacerlo y se les ofreció la oportunidad de compartir cualquier pensamiento o pregunta que no se abordara durante las discusiones.

Los médicos informaron haber atendido a un total de 78 pacientes con COVID-19 persistente. De ellos, la mayoría estaban jubilados o no buscaban volver al trabajo, con menos de 5 pacientes por médico con la intención de volver al trabajo. Los consejeros atendieron a 33 clientes con COVID-19 persistente, con la mayoría con la intención de volver al trabajo. Entre los clientes de los consejeros, 3 de ellos regresaron exitosamente al trabajo cuando se realizaron los grupos focales. De aquellos que aún no habían regresado al trabajo, todavía estaban lidiando con síntomas y complicaciones de COVID-19 persistente, estaban participando en servicios de rehabilitación vocacional, o estaban buscando nuevos trabajos. Algunos habían decidido no volver al trabajo debido a una discapacidad a largo plazo.

Varios temas surgieron de las discusiones de los grupos focales:

  • Los participantes informaron que muchos de sus pacientes y clientes tuvieron dificultades para regresar a sus responsabilidades habituales y experimentaron preocupaciones sobre las finanzas y el mantenimiento de sus familias. Otros no pudieron regresar al trabajo o encontrar nuevos trabajos porque estaban en la edad de jubilación o cerca de ella, aunque algunos estaban empleados a tiempo completo antes de su enfermedad.
  • Los participantes informaron que algunos de sus pacientes y clientes no sabían que la rehabilitación vocacional era una opción de apoyo para regresar al trabajo.
  • Algunos de los pacientes con COVID-19 persistente compartieron que el miedo a la muerte y volver a enfermarse les impidió regresar al trabajo.
  • Los participantes informaron que sus pacientes y clientes experimentaron disminuciones en la capacidad cognitiva y disminución del acondicionamiento físico (en comparación con su estado anterior a la COVID), que eran complicaciones comunes para aquellos que buscaban regresar al trabajo.
  • La incertidumbre sobre el proceso de recuperación creó miedo y angustia para los pacientes y clientes que se recuperaban de COVID-19 que no podían decir cuándo volverían a estar en plena forma. Esto también dificultó que los consejeros comunicaran los horarios/plazos de regreso al trabajo a los empresarios.
  • Los participantes informaron que sus pacientes y clientes tenían acceso limitado a los servicios de atención médica y de apoyo, desde la falta de cobertura de seguro para la salud mental hasta encontrar transportación a los servicios de rehabilitación vocacional.
  • Los participantes expresaron incertidumbre acerca de trabajar con pacientes y clientes con COVID-19 debido al riesgo de infección y la información limitada sobre el curso de la enfermedad y la mejor manera de apoyar la recuperación y el regreso al trabajo.
  • Los participantes médicos informaron temor de acercase físicamente a los pacientes con síntomas de COVID-19 y expresaron culpa por rechazar a algunos pacientes con esos síntomas al comienzo de la pandemia.
  • Los participantes informaron que ciertas adaptaciones laborales resultaron útiles para las personas con COVID-19 persistente que regresan al trabajo, incluyendo el cambio de políticas en el lugar de trabajo, como el regreso gradual al trabajo y el trabajo remoto, la programación flexible, el cambio de tareas laborales, y la modificación del entorno laboral. Sin embargo, muchos empresarios no estaban dispuestos o no podían proporcionar adaptaciones.
  • Los participantes descubrieron que los grupos de apoyo y la remisión de pacientes al Seguro de Discapacidad del Seguro Social también eran recursos útiles para las personas con COVID-19 persistente.

Al reflexionar sobre el estudio, los autores notaron que uno de los mayores desafíos para estos profesionales en rehabilitación ayudando a las personas con COVID-19 persistente fue el impredecible cronograma de recuperación de COVID-19. Sugirieron que esta imprevisibilidad jugó una función importante en la capacidad de los pacientes para volver al trabajo. Los autores también notaron que, dado que los servicios de rehabilitación vocacional ayudan a personas con discapacidades generales que experimentan muchos de los mismos desafíos como las personas con COVID persistente, las mismas estrategias pueden ser útiles para ayudar a las personas con COVID-19 persistente en sus esfuerzos para volver a la fuerza laboral. Para apoyar a los empresarios y empleados, las agencias como los CDC pueden brindar orientación sobre el regreso al trabajo, políticas de licencia, y la seguridad del lugar de trabajo, mientras que otras agencias como la Comisión de Oportunidades Iguales de Empleo pueden brindar orientación sobre la confidencialidad y los derechos y responsabilidades en virtud de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades y otras leyes.

Los autores reconocieron que los hallazgos de este estudio no incluyen toda la experiencia de las personas con COVID-19 que regresan al trabajo, sino que se centra en las experiencias de algunos de los profesionales en rehabilitación y médicos que apoyan la recuperación. Sugirieron que la futura investigación puede ser beneficiosa para centrarse en las experiencias vividas de personas con COVID-19 persistente y los desafíos que informan enfrentar al regresar al trabajo. Los autores también reconocieron que la investigación adicional que incluye a los profesionales en atención médica de antecedentes profesionales y personales diversos puede ser beneficiosa. Pero notaron que este estudio presenta un paso inicial hacia aprender y abordar específicamente las necesidades de quienes se recuperan de una discapacidad a largo plazo a causa de COVID-19.

Para Obtener Más Información

Varios concesionarios de NIDILRR han producido artículos, vídeos, y otros recursos para apoyar a personas con COVID persistente y otras discapacidades en regresar al lugar de trabajo después de COVID-19:

Estas y otras publicaciones relacionadas con COVID están catalogadas en una colección especial de NARIC.

Para obtener información sobre post-COVID o COVID persistente:

Para Obtener Más Información Sobre Este Estudio

Wong, J., et al. (2021) Lecciones aprendidas por los consejeros de rehabilitación y médicos en servicios a las personas con COVID-19 persistente: Un estudio cualitativo (en inglés). Boletín de Consejería de Rehabilitación. Este artículo está disponible en la colección de NARIC bajo el Número de Acceso J88022 y solo está disponible en inglés.

Español
Date published: 
2022-01-25