Los Trabajadores con Discapacidades Se Vieron Afectados por la Pandemia de COVID-19, Pero Siguieron Participando en la Fuerza Laboral

Un estudio financiado por el Instituto Nacional De Investigación sobre la Discapacidad, Vida Independiente, y Rehabilitación (NIDILRR, por sus siglas en inglés).

El inicio de la pandemia de COVID-19 a principios de 2020 ha tenido un impacto profundo en la fuerza laboral y en la economía en general. Esto es verdadero para las personas con y sin discapacidades. Sin embargo, investigaciones anteriores sugieren que la interrupción de la economía y la fuerza laboral pueden tener un impacto mayor y más duradero en los trabajadores con discapacidades que en sus contrapartes sin discapacidades. Estas investigaciones previas se basan en las estadísticas laborales de la Gran Recesión de 2007-2009, donde los trabajadores con discapacidades se vieron afectados de manera desproporcionada. El impacto de la Gran Recesión en los trabajadores con discapacidades ha causado preocupación similar por el impacto de la pandemia de COVID-19 en ese mismo grupo. En un estudio reciente financiado por NIDILRR, los investigadores analizaron las tendencias mensuales en el estado laboral para los trabajadores con discapacidades y los trabajadores sin discapacidades desde febrero de 2020 hasta enero de 2021. Los investigadores buscaron obtener información sobre cómo les fue los trabajadores con discapacidades con el empleo durante el apogeo de la pandemia.

Los investigadores del Centro de Investigación de Rehabilitación y Capacitación (RRTC, por sus siglas en inglés) sobre la Política y Medición de Empleo (en inglés) analizaron los datos laborales de la Encuesta de la Población Actual (CPS, por sus siglas en inglés), que se recopila para la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés) de EEUU por la Oficina del Censo de EEUU y brinda la tasa oficial de desempleo mensual en los EEUU. De los aproximadamente 60,000 hogares entrevistados, la muestra de los investigadores incluyo a personas de 16 a 64 años de edad que no vivían en alojamientos grupales, como un hogar grupal o entorno institucional. Los investigadores agruparon a las personas según su situación laboral y si tenían una discapacidad o no. Se consideró que una persona tenía una discapacidad si informaba tener dificultades con al menos un problema en seis áreas: movilidad, autoatención. audición, cognición, y vida independiente. La situación laboral se dividió en tres categorías: empleados, desempleados, y no en la fuerza laboral. Para ser considerado empleado, la persona tenía que informar que le pagaron por el trabajo durante la segunda semana del mes en qué respondió a la encuesta. Para ser considerado desempleado, la persona debe haber despido sido despedido temporalmente (por ejemplo, ser despedido, pero esperaba que lo volvieran a llamar) o en búsqueda activa de empleo dentro de las cuatro semanas anteriores. Se consideraba que una persona no formaba parte de la población activa si no estaba ni empleada ni desempleada. Los investigadores compararon los porcentajes estimados de personas con discapacidades y sin discapacidades en cada una de estas categorías de empleo cada mes desde febrero de 2020 hasta enero de 2021.

Los primeros meses de la pandemia vieron las pérdidas más significativas para las personas con y sin discapacidades. Específicamente, los investigadores encontraron que:

  • Entre febrero y abril de 2020, las personas con y sin discapacidades tuvieron una reducción relativa casi idéntica en el porcentaje de personas empleadas (15.5% frente a 15.1%, respectivamente).
  • Durante este periodo, el porcentaje de personas desempleadas aumentó del 3% al 6.5% para personas con discapacidades y del 2.9% al 10.5% para personas sin discapacidades.
  • Entre febrero y abril de 2020, el porcentaje de personas con discapacidades que no se consideraba parte de la fuerza laboral se mantuvo estable alrededor de 66%, mientras que el porcentaje de personas sin discapacidades aumentó entre 22.3% y 26.3%.
  • Entre febrero y abril de 2020, las personas desempleadas con y sin discapacidades tuvieron aumentos similares en los despidos temporales. El porcentaje de personas con discapacidades que fueron despedidas temporalmente aumentó del 9.1% al 72.9%. El porcentaje de personas sin discapacidades aumentó del 17.1% al 79%. Ambos grupos también vieron disminuciones similares en el porcentaje de personas que buscaban el empleo activamente: 91% al 27% y 83% al 21%, respectivamente.

En los meses después de abril de 2020, el porcentaje de personas con y sin discapacidades que estaban desempleadas disminuyó, mientras que el porcentaje de personas buscando trabajo aumentó. Sin embargo, para enero de 2021 ninguno había regresado a los niveles de febrero de 2020.Por ejemplo, 31.1% de personas con discapacidades estaban empleadas en febrero de 2020, pero solo 28.9% estaban empleadas en enero de 2021.

Los autores notaron que, desde febrero de 2020 hasta abril de 2020, la perturbación de la economía relacionada con la pandemia pareció tener un impacto sustancial en el estado laboral de las personas con y sin discapacidad por igual. Sin embargo, hubo un aumento en el porcentaje de personas sin discapacidades que estaban fuera de la fuerza laboral, mientras que el grupo con discapacidades no tuvo tal incremento. Según los autores, la investigación previa ha mostrado que es más probable que las personas con discapacidades trabajen principalmente desde casa y hagan cualquier trabajo en casa que en la oficina. Los autores sugirieron que la tendencia a trabajar desde casa puede haber ayudado a los trabajadores con discapacidades a mantenerse involucrados en la fuerza laboral de una manera que los trabajadores sin discapacidades no lo hicieron.

Los autores también notaron que las tasas de desempleo pueden incluso haber sido subestimadas debido a la estructura de las preguntas de la encuesta. En el formulario CPS, si una persona estaba empleada, pero se ausentó del trabajo durante esa semana, debe dar una razón como las vacaciones, enfermedad, capacitación, problemas con el cuidado de los hijos, u “otras razones”. En abril de 2020, el número de entrevistados que informaron otras razones aumentó significativamente. Los trabajadores que fueron clasificados como empleados pero ausentes por “otras razones” en los primeros días de la pandemia pueden haber sido despedidos temporalmente, como lo demuestra el posterior aumento del porcentaje de desempleados que fueron despedidos temporalmente. Los autores sugirieron que la investigación adicional específica a la industria y la ocupación para obtener una comprensión más profunda del impacto de COVID-19 en el estado laboral de personas con y sin discapacidades. Los autores también recomendaron que el estado laboral posterior al COVID-19 puede beneficiarse de la observación continua durante los próximos meses o años, ya que puede proporcionar información valiosa sobre la posible necesidad de varias políticas y programas para ayudar a mantener un empleo estable para los trabajadores con discapacidades.

Para Obtener Más Información

Las Tendencias Nacionales en el Empleo de Personas con Discapacidades (nTIDE, por sus siglas en inglés) (en inglés) es una serie mensual lanzada por el Centro de Investigación de Rehabilitación y Capacitación (RRTC, por sus siglas en inglés) sobre la Política y Medición del Empleo y el RRTC sobre las Estadísticas y Demográficas de Discapacidad para monitorear el estado del empleo de personas con discapacidades en los EEUU. La serie incluye informes breves y webinars llamados Almorzar y Aprender.

El RRTC sobre las Estadísticas y Demográficas de Discapacidad publica el Compendio Anual de Estadísticas de Discapacidad (en inglés) tanto como un compendio imprimido y como un instrumento interactivo para explorar varias fuentes de datos federales.

Para Obtener Más Información Sobre Este Estudio

Andrew J. Houtenville, PhD, Shreya Paul, MPA, Debra L. Brucker, PhD (2021). Cambios en el estado laboral de personas con y sin discapacidades en los Estados Unidos durante la pandemia de COVID-19 (en inglés). Archivos de Medicina Física y Rehabilitación (2021). Este artículo está disponible de la colección de NARIC y solo está disponible en inglés.

Español
Date published: 
2021-06-30