Enfoque de Investigación: Un Resumen Semanal de Nuevas Investigaciones de la Comunidad de NIDILRR

Los Residentes Urbanos y Rurales con Discapacidades Pueden Necesitar Diferentes Apoyos para Mantenerse Socialmente Conectados en Sus Comunidades

Un estudio financiado por el Instituto Nacional De Investigación sobre la Discapacidad, Vida Independiente, y Rehabilitación (NIDILRR, por sus siglas en inglés).

Los adultos con discapacidades pueden tener dificultad para participar en actividades sociales. Los desafíos como la falta de transportación accesible, limitaciones de salud, y discriminación pueden dificultar a los adultos con discapacidades a conectarse y establecer relaciones con otros en sus comunidades. Esto puede conducir a sentimientos de aislamiento, o una falta de apoyo social percibido. Los estudios anteriores han encontrado que sentirse aislado está relacionado con una peor salud física y mental para las personas con y sin discapacidad. Para los adultos con discapacidades en edad laboral, los factores como la salud general, el número de discapacidades, el estado laboral, y los arreglos de vivienda pueden estar relacionados con los sentimientos de participación social o aislamiento. Además, las experiencias de participación social y aislamiento pueden ser diferentes para los adultos con discapacidades que viven en áreas rurales y urbanas.

En un reciente estudio financiado por NIDILRR, los investigadores preguntaron a adultos con discapacidades en edad laboral sobre sus experiencias de participación social y sentimientos de aislamiento. Los investigadores querían descubrir cómo los factores como el número de discapacidades, los arreglos de vivienda, y el empleo estaban relacionados con la participación social y el aislamiento. También querían averiguar si estas relaciones eran diferentes para las personas viviendo en zonas rurales o urbanas del país.

Los investigadores de la Colaborativa para la Reforma de la Salud y la Vida Independiente (en inglés) y el Centro de Investigación de Rehabilitación y Capacitación para las Soluciones Basadas en el Lugar para la Participación Comunitaria, la Salud, y el Empleo (en inglés) analizaron las respuestas de 1,246 adultos con discapacidades que viven en los Estados Unidos y que completaron la Encuesta Nacional sobre la Reforma de la Salud y Discapacidad. Los entrevistados tenían entre 18 y 62 años de edad. En las encuestas, se les pregunto a los entrevistados sobre sus sentimientos de participación social al indicar, en una escala de 1 a 5, cuán satisfechos se sentían con su nivel de participación en actividades de ocio y sociales, la cantidad de tiempo que pasaron en participación social, y su capacidad de hacer todas las actividades que querían en sus comunidades. También se les preguntó a los entrevistados acerca de sus sentimientos de aislamiento al indicar, en una escala de 1 a 5, cuánto se sentían “aislados de otras personas en mi comunidad.” Los entrevistados también respondieron a preguntas sobre los tipos de discapacidades que experimentaban, su salud en general, si o no vivían solos, y si o no estaban empleados. Finalmente, los entrevistados proporcionaron su código postal para el condado donde vivían. Los investigadores clasificaron el condado de cada entrevistado como “urbano” si estaba dentro o conectado a una ciudad de al menos 50,000 personas, y “rural” si estaba dentro o conectado a una ciudad de menos de 50,000 personas.

Cuando los investigadores observaron qué factores estaban relacionados con la participación social y el aislamiento percibido, encontraron que:

  • Los entrevistados que informaron ser más saludables y aquellos con un menor número de discapacidades informaron niveles más altos de satisfacción con la participación social y menos aislamiento percibido que aquellos con peor salud y más discapacidades.
  • Los entrevistados que reportaron vivir solos informaron niveles más altos de satisfacción con la participación social que los entrevistados que no vivían solos. No hubo conexión entre el arreglo de vivienda y el aislamiento percibido.
  • Los entrevistados que estaban empleados reportaron niveles más altos de satisfacción con su participación social y menos aislamiento percibido que los entrevistados que estaban desempleados.

Los investigadores encontraron que alrededor del 85% de los entrevistados vivían en un área urbana, mientras que el otro 15% vivía en un área rural. Cuando los investigadores compararon las respuestas de residentes urbanos y rurales, encontraron que:

  • Los entrevistados que viven en áreas urbanas y rurales reportaron niveles similares de satisfacción con la participación social en promedio. Sin embargo, los entrevistados que viven en áreas urbanas reportaron sentirse más aislados que los entrevistados que viven en áreas rurales.
  • Para los entrevistados que viven en áreas rurales, el estado de empleo estaba más fuertemente relacionado con la participación social que para los entrevistados que viven en áreas urbanas. Para los entrevistados en áreas rurales, estar desempleado fue asociado con niveles más bajos de satisfacción con la participación social en comparación con aquellos que estaban empleados. Para los entrevistados en áreas urbanas, estar desempleado fue asociado con niveles un poco más bajos de satisfacción que aquellos que estaban empleados.
  • Para los entrevistados en áreas rurales, tener más discapacidades o estar desempleado se asociaron con niveles más bajos de satisfacción con la participación social, en comparación con aquellos que estaban empleados. Para los entrevistados en áreas urbanas, tener más discapacidades o ser desempleado fue asociado con niveles de satisfacción solo ligeramente más bajos que los que estaban empleados.

Los autores notaron que hubo algunos hallazgos inesperados en este estudio. A pesar de estar rodeados de más personas, los residentes urbanos en este estudio se sintieron más aislados que los residentes rurales. Según los autores, los residentes urbanos pueden tener estándares más altos para sentirse socialmente conectados que los residentes rurales, que pueden estar más acostumbrados a pasar menos tiempo con otras personas. Los residentes urbanos con discapacidades pueden beneficiarse de apoyos para ayudarlos a crear redes de apoyo social sólidas. Otro hallazgo de este estudio fue que las personas que vivían solas reportaron más participación social que aquellos que no vivían solos. Las personas con discapacidades que viven solas pueden tener una mayor independencia o motivación para participar en actividades comunitarias fuera del hogar.

Los autores notaron que, en general, los residentes urbanos y rurales con discapacidades pueden beneficiarse de diferentes apoyos para ayudarlos a mantenerse socialmente conectados. Aunque los residentes urbanos y rurales en este estudio reportaron niveles similares de satisfacción con la participación social, los residentes rurales que tenían más discapacidades y aquellos que estaban desempleados reportaron estar menos satisfechos con su nivel de participación social. Los residentes rurales con discapacidades pueden beneficiarse de apoyos destinados a ayudarlos a mantenerse empleados y superar las barreras de acceso en sus comunidades locales. Mientras tanto, los residentes urbanos pueden beneficiarse más de los programas destinados a ayudarlos a reducir su sentido de aislamiento. Las investigaciones futuras pueden ser útiles para probar los impactos de los programas comunitarios de salud en la participación social para los residentes urbanos y rurales con discapacidades.

Para Obtener Más Información

El Centro de Investigación de Rehabilitación y Capacitación sobre la Vida Comunitaria y Participación de Personas con Discapacidades Psiquiátricas ofrece varios instrumentos para las personas con discapacidades y los profesionales que los apoyan para estar más involucrados en la comunidad (en inglés). Estos instrumentos incluyen Usando los Medios Sociales de Comunicación para Mejorar la Participación e Impulsar la Inclusión Comunitaria: Un Conjunto de Instrumentos para Promover la Participación en la Vida Comunitaria, que contiene sesenta y seis primeros pasos prácticos que los proveedores comunitarios de salud mental pueden tomar para apoyar de manera más efectiva la participación en la comunidad cotidiana de la vida de los receptores de sus servicios.

Los Centros para la Vida Independiente (en inglés) son organizaciones dirigidas por y para personas con discapacidades. Ofrecen una gama de servicios y apoyos que promueven la plena participación de personas con discapacidades en su comunidad.

Su guía de planificación de acciones para promover la plena participación comunitaria entre las personas con discapacidades (PDF – en inglés), desarrollado por el Centro de Investigación de Rehabilitación y Capacitación para la Vida Comunitaria, guía a los Centros para la Vida Independiente y otras organizaciones basadas en la comunidad en identificar y eliminar las barreras para la participación y la creación de consenso para crear un cambio en la comunidad.

Para Obtener Más Información Sobre Este Estudio

Repke, M.A., Ipsen C. (2019). Diferencias en la conexión social y aislamiento percibido entre adultos rurales y urbanos con discapacidades (en inglés). Revista de discapacidad y salud, 2019. Este artículo solo está disponible en inglés. https://doi.org/10.1016/j.dhjo.2019.100829.

Fecha de publicación:
2020-01-08