Enfoque de Investigación: Un Resumen Semanal de Nuevas Investigaciones de la Comunidad de NIDILRR

Un Micrófono Oculto Útil en su Oído: El Entrenamiento a Través de Audio Encubierto Promete Ayudar a los Adultos Jóvenes con TEA a Navegar Conversaciones Entre Compañeros
El trastorno del espectro autista (TEA) es una discapacidad de desarrollo que afecta cómo las personas se comunican y procesan la información. Las personas con TEA pueden tener dificultades con aspectos de la comunicación social como iniciar y mantener conversaciones, tomar turnos para conversar, hacer preguntas, o interpretar el humor y el sarcasmo. Debido a estos desafíos, los adultos jóvenes con TEA pueden tener dificultades para hacer amigos o involucrarse en grupos de compañeros. Las mujeres jóvenes con TEA pueden enfrentar desafíos particulares con la socialización y la imagen propia: Las investigaciones anteriores han encontrado que las niñas con TEA tienden ser diagnosticadas a una edad más avanzada que los niños con TEA, y las mujeres jóvenes con TEA enfrentan un riesgo especialmente alto de desafíos psicológicos como la ansiedad, o depresión.
 
Se han desarrollado varios programas de entrenamiento para enseñar habilidades de conversación a las personas con TEA. A menudo, estos programas confían en que un entrenador siga a una persona con TEA para proporcionar indicaciones, recordatorios, y comentarios. La tecnología “micrófono-en-el-oído”, también conocida como Entrenamiento con Audio Oculto (EAO), puede proporcionar comentarios similares a la vez que es mucho menos molesta en situaciones sociales del mundo real. Usando auriculares o auriculares ocultos, un entrenador puede comunicarse con un cliente para proporcionar comentarios discretos sobre sus acciones o comportamientos en tiempo real. En un reciente estudio financiado por NIDILRR, los investigadores probaron un programa EAO con cuatro estudiantes universitarios femeninos con TEA. Querían averiguar si el EAO ayudaría a los estudiantes con TEA a hacer más preguntas en conversaciones con sus compañeros. También querían averiguar si proporcionar comentarios sobre la cantidad de preguntas formuladas conduciría a preguntas más independientes.
 
Como parte del proyecto “I-CONNECT PLUS”: Mejorando la Participación Comunitaria para Adolescentes y Adultos con TEA Usando Instrucción en Línea, Entrenamiento, y Tecnologías Autogestión Accesible (en inglés), los investigadores matricularon a 5 estudiantes universitarios femeninos con TEA en un estudio de EAO. Los estudiantes asistieron a un colegio comunitario local, tenían entre 18 y 23 años de edad, y habían estado recibiendo servicios de educación especial relacionados con el autismo en la escuela antes de ir a la universidad. Todos los estudiantes informaron que tenían dificultades para hacer amigos y que a menudo se sentaban solos durante el almuerzo en el campus. Además, 8 mujeres sin TEA fueron reclutadas para ser compañeras de conversación.
 
El estudio consistió de tres fases en el siguiente orden: una fase de referencia, una fase EAO, y una fase de EAO con comentarios. Durante cada fase del estudio, se observó a cada estudiante mientras conversaba con dos de los compañeros de conversación durante el almuerzo en el comedor del campus, y los investigadores registraron la cantidad de preguntas que el estudiante con TEA hizo durante la conversación. Cada conversación duró unos 10 minutos. Sobre la mesa había una computadora portátil con un software de videoconferencia en funcionamiento para que los investigadores pudieran observar a distancia y recopilar datos sobre la cantidad de preguntas que hizo el estudiante. 
 
Durante la fase de referencia, se observó a cada estudiante sin ningún tipo de entrenamiento durante cinco o más sesiones de 10 minutos, y los investigadores promediaron la cantidad de preguntas que el alumno hizo en todas las sesiones. Luego, se le pidió a cada estudiante que vieran un módulo en línea de 30 minutos sobre “mantener una conversación.” El módulo de instrucción incluía escenarios y ejemplos de vídeo para demostrar habilidades conversacionales, como hacer preguntas de manera apropiada. 
 
Durante las fases de EAO y EAO con comentarios, el estudiante tuvo acceso a sus auriculares de tipo audífono y su teléfono celular. Antes de cada sesión de la fase de EAO, un entrenador compañero llamó al estudiante y le recordó que hiciera preguntas durante la conversación. El estudiante llevaba un auricular conectado a su teléfono inteligente para escuchar al entrenador que observaba la conversación mediante la videoconferencia. El entrenador instó al estudiante a “hacer una pregunta” o sugirió una pregunta específica para hacer cuando hubo una pausa en la conversación. El entrenador también recordó que se mantuviera involucrada en la conversación y mostrara que estaba escuchando. 
 
Durante la fase de EAO con comentarios, el entrenador volvió a observar las conversaciones por videoconferencia y brindó asesoramiento. Al igual que las sesiones de EAO, el estudiante tuvo acceso a su teléfono y usó un auricular para escuchar las indicaciones y comentarios del entrenador durante toda la sesión. Para esta fase, las instrucciones previas a la sesión del entrenador también incluyeron comentarios sobre el número de preguntas que el alumno hizo en sesiones anteriores. Los estudiantes participaron entre tres y cinco sesiones de EAO con comentarios.
 
Desde el inicio hasta el final del estudio, cada estudiante participó en un total de entre 30 y 40 sesiones. Los investigadores observaron el número promedio de preguntas que hizo cada estudiante durante cada fase del estudio. Además, tres de los estudiantes completaron un cuestionario donde informaron cómo se sentían acerca del programa EAO.
 
Los investigadores encontraron que los cuatro estudiantes hicieron más preguntas durante las conversaciones con compañeros mientras durante la fase EAO que durante la fase de referencia. Las preguntas de los estudiantes aumentaron en un promedio de 6.16 preguntas por sesión. Durante la fase del estudio “EAO con comentarios,” dos de los estudiantes aumentaron más el número promedio de preguntas que hicieron, por un promedio de 2.3 preguntas por sesión durante la fase de solo EAO.
 
Los investigadores también encontraron que los estudiantes dieron comentarios positivos sobre el módulo de instrucción en línea y el entrenamiento que recibieron durante las conversaciones. Los estudiantes informaron que les gustaron los ejemplos en vídeo incluidos en el módulo. Escribieron que el entrenamiento les ayudó a mejorar sus habilidades de conversación, y que usar la tecnología discreta de un “micrófono oculto en el oído” era preferible a que alguien se sentara a su lado y les diera instrucciones durante las conversaciones.
 
Los autores notaron que los dispositivos móviles pueden ofrecer una manera prometedora para los adolescentes y adultos jóvenes con TEA a practicar las habilidades sociales en los entornos de mundo real como una cafetería universitaria. Los dispositivos móviles son convencionales y pueden ofrecer oportunidades para que los usuarios reciban comentarios y recordatorios discretamente, sin sentirse estigmatizados por tener a alguien que los siga durante sus interacciones sociales. En este estudio, EAO ayudó a los estudiantes con TEA en mantener conversaciones con sus compañeros, lo que podría ayudarlos a construir amistades con el tiempo. Las investigaciones futuras pueden ser útiles para determinar si los beneficios de EAO podrían durar después de completar el entrenamiento remoto.

Obtener Más Información

El Centro para la Excelencia en el Autismo de la Universidad Estatal de Virginia (en inglés) ofrece recursos de entrenamiento y educación para los profesionales que apoyan a los niños y adultos con TEA, incluyendo vídeos instructivos (en inglés) sobre la creación de oportunidades de comunicación social y mensajes verbales, entre otros temas.
 
La Red Autista de Autodefensa ofrece artículos, libros, y vídeos (en inglés) para jóvenes con TEA en transición a la universidad y edad adulta.

Para Obtener Más Información Sobre Este Estudio

Mason, R.A., Gregori, E., Wills, H.P., Kamps, D., y Huffman, J. (2019). Entrenamiento con audio encubierto para aumentar las preguntas que hacen los estudiantes universitarios femeninos con autismo: Prueba de concepto (en inglés). Revista de Discapacidades de Desarrollo y Físicas, 2019. Este artículo está disponible en la colección de NARIC bajo el Número de Acceso J77550 y solo está disponible en inglés.

Fecha de publicación:
2019-09-11